Aplicaciones

Cómo transferir archivos a tu iPhone

El teléfono móvil ha dejado de ser un mero instrumento de comunicación para convertirse en un completo centro de ocio: a diario hacemos fotografías y grabamos vídeos, los subimos a Youtube, consultamos las redes sociales o jugamos a ese juego tan adictivo en los tiempos muertos que pasamos en el transporte público.

Hoy día lo llevamos con nosotros a cualquier sitio como si fuera un complemento más; para algunos sería más fácil olvidárseles la cabeza en casa que el móvil. Hoy, cosas tan simples como poder hacer una fotografía en cualquier momento y poder enviarla en ese mismo instante a otras personas donde quiera que se encuentren en el mundo es algo completamente normal, pero hace unos pocos años era algo impensable.

Ventajas e inconvenientes de los iPhone

iOS, el sistema operativo que gobierna todo iPhone, siempre se ha caracterizado por ser un sistema cerrado, muy cerrado, a cambio de ofrecer un nivel de seguridad sin igual; sus primeras versiones apenas admitían personalización alguna. Actualmente se puede configurar el sistema hasta cierto punto, pero ni de lejos como permiten hacerlo otras plataformas, como por ejemplo Android. Esto, que para algunos usuarios no supone ningún problema porque prefieren un sistema seguro, fluido y fiable a la apariencia visual, para otros es un hándicap importante. Y ya que nos gastamos una buena cantidad de dinero en un teléfono móvil, qué menos que poder personalizarlo a nuestro gusto, ¿verdad?

Esta filosofía de Apple de blindar el sistema afecta directamente a cómo se puede copiar contenido al iPhone. Algunos fabricantes de otras marcas incorporan ranuras para tarjetas SD e incluso dispositivos con puertos USB que pueden conectar un disco duro externo o un pendrive que permiten copiar fotos y otros archivos de una forma muy cómoda. Apple no permite la copia directa de contenido por motivos de seguridad, y razones en realidad, no les faltan. Dar acceso a copiar archivos al sistema supone un riesgo importante en la seguridad. A iOS no le afectan los virus; la arquitectura del sistema impide su ejecución, al igual que pasa en Linux o en MacOS, pero tanto el propio sistema como las aplicaciones están expuestas a otros tipos de malware igual de peligrosos o más, como los troyanos, por ejemplo. Un fallo de seguridad puede conllevar muchos problemas: dejar expuesta nuestra cuenta de iCloud, o un fichero donde tengamos almacenadas nuestras contraseñas, o nuestro rastro en Safari al navegar por Internet, o la lista completa de nuestros contactos, entre otras muchas cosas. Es por ello que Apple se toma tan en serio la seguridad; ellos afirman que es mucho más importante la integridad de nuestros datos que el hecho de poder copiar de forma cómoda una fotografía al teléfono. Aunque en realidad, si vemos las alternativas que existen para transferir contenidos al iPhone, todo esto no tiene ninguna importancia si sabemos cómo abordar esta situación. Hay varias formas de transferir contenido al iPhone. Vamos a ver la más popular:

Sincronizar contenido con iTunes

Todos los dispositivos móviles de Apple tienen que pasar por iTunes para sincronizar contenido, sí o sí. La dependencia es tal que, si conectamos el iPhone al ordenador y no tenemos iTunes instalado, el ordenador no lo reconocerá y no podrá acceder a él. Instalando iTunes se instalan a su vez los drivers de los dispositivos iOS. Al terminar la instalación, conectamos el iPhone al ordenador a través del cable al puerto USB y ya podemos acceder a las carpetas donde se almacenan las fotografías y los vídeos, y por lo tanto poder copiarlos al ordenador, a un disco duro externo o donde queramos. Como contrapartida, con este método no se pueden copiar los vídeos grabados a cámara lenta, ya que, si lo hacemos, lo que copiaremos será un vídeo normal. Para exportar vídeos a cámara lenta, la mejor opción es hacerlo con el programa iMovie desde el propio iPhone.

En mi opinión, iTunes es un programa tosco y poco intuitivo, que ha ido evolucionando mucho a lo largo de los años, pero sigue manteniendo su esencia, a lo que hay que añadir que dependemos por completo del ordenador donde tengamos sincronizado todo ese contenido. Esto quiere decir que, si tenemos sincronizadas una serie de carpetas de fotografías, o música, etc. en el iPhone y queremos borrarlas o añadir alguna otra, la única forma de hacerlo será a través de iTunes, y en el mismo ordenador donde hicimos la primera sincronización. Si lo hacemos desde otro ordenador, se borrará todo el contenido del iPhone sincronizado anteriormente.

Al abrir iTunes, veremos varios iconos en la parte izquierda superior de la pantalla. Por orden, música, vídeos, programas de TV. Al pinchar con el ratón en el icono de los tres puntos veremos más opciones: podcasts, iTunes U, libros, aplicaciones, tonos, radio por Internet. El último icono de la derecha representa a nuestro iPhone.